lunes, 8 de diciembre de 2008

Autoridad vs. Liderazgo

Autoridad vs. Liderazgo 

            La gente suele confundir autoridad con liderazgo. Las personas en posiciones de autoridad no siempre ejercen liderazgo. Es más, muchas personas en posiciones de autoridad prefieren no ejercer liderazgo porque el liderazgo es peligroso.

            Ejercer autoridad es intentar resolver los problemas en forma técnica, utilizando la experiencia y proporcionando las respuestas. El problema de la autoridad es que realmente no resuelve los problemas, solo alivia los síntomas. Las personas que ejercen autoridad intentan darle a las personas lo que quieren: protección, dirección, y estabilidad. Es un fenómeno natural; la autoridad te mantiene vivo.

            Liderazgo, por el contrario, es promover el cambio. Por lo tanto, obliga a desaprender y reaprender. Las grandes transformaciones requieren de liderazgo porque las soluciones a los problemas no son solo técnicas, también son emocionales o adaptativas. El verdadero líder transforma el comportamiento de la gente; es un trabajo más complejo y doloroso. El liderazgo transformador suele rechazarse porque incomoda a la gente y les ‘mueve el piso’. Por eso, los líderes más valientes corren el riesgo de ser asesinados.

            Allí está el problema: la gente quiere autoridad pero la autoridad no resuelve los problemas. La sociedad necesita líderes para progresar pero el común de la gente los rechaza porque el cambio es perturbador. Una verdadera encrucijada.

            Los más valientes se llenan de coraje, corren el riesgo y ejercen liderazgo. A través de la historia de la humanidad hemos tenido grandes líderes, muchos de los cuales han sido asesinados. El ejemplo mas claro de esto fue la crucificación de Cristo. Muchos de los grandes líderes del siglo XX también fueron asesinados. Algunos ejemplos: John Kennedy, Martin Luther King, Mohandas Ghandi, Anwar El Sadat, Yisthak Rabin, Benazir Bhutto, Julio Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán, Alvaro Gómez Hurtado, Rodrigo Lara Bonilla, Guillermo Cano, Gilberto Echeverri y Guillermo Gaviria. También han sido asesinados muchos líderes malos tales como Adolf Hitler, Saddam Hussein y Pablo Escobar.

            Los líderes logran que la gente enfrente su realidad problemática. Un líder pregunta: Cuales son nuestros valores? Son consistentes nuestros comportamientos con nuestros valores? En otras palabras, el líder reta a su gente a evaluar sus comportamientos y sus actitudes. Enfrentar la realidad es difícil. Por eso, las personas rechazan o asesinan a sus líderes.

            El profesor Ronald Heifetz, para muchos la máxima autoridad mundial en liderazgo, y autor del libro “Leadership Without Easy Answers (Liderazgo sin Respuestas Fáciles)”, señaló recientemente: “Hay muchas cosas en la vida que justifican el dolor con que vienen acompañadas. El liderazgo es una de ellas.”

            La pregunta obligada es: Como ejercer liderazgo sin ser marginado o asesinado? La primera recomendación del Profesor Heifetz es introducir los cambios por etapas para no pisar todos los ‘callos’ al tiempo y así disminuir la resistencia. También recomienda ‘negociar’ en vez de imponer los cambios porque la gente no renuncia a sus costumbres tan fácilmente. Otra recomendación para los líderes es conseguir aliados. Las coaliciones pueden ayudar a abrir los caminos al cambio. Algunos líderes en medio de la confusión y el caos que genera el desequilibrio, optan por devolverle el trabajo a la gente. Es decir, formulan preguntas difíciles para que la gente tome conciencia sobre la necesidad de cambiar.

            Alvaro Uribe hay veces ejerce liderazgo, pero la mayor parte del tiempo ejerce autoridad. El Presidente es más popular en razón de lo segundo. La estrategia de seguridad democrática equivale a ejercer autoridad en su forma mas pura y simple (proveer estabilidad, dirección y protección a su gente).

            Barack Obama quiere ejercer liderazgo. Pero confrontar el establecimiento sería demasiado peligroso, incomodaría a muchas personas y le haría perder popularidad. Obama está conformando su equipo con algunas personas asociadas con el gobierno de Bush, precisamente con lo que había prometido romper. Estará Obama moviéndose hacia el centro para desarmar a sus contradictores y ejercer un liderazgo más inteligente? 

            Muy probablemente.

2 comentarios:

Carlos_Ospino dijo...

Muy buen artículo.
Contribuye al debate acerca del rol que juegan las personas en cargos de decisión.

Olga Trujillo dijo...

Muy interesante el artículo y todos los que escribe el dr. Azout.